jueves, 20 de noviembre de 2008

DMG: David Menospreció a Goliat


Un primer elemento a considerar en el embate del Gobierno contra DMG: cuando David Murcia Guzmán se metió con la familia de Álvaro Uribe Vélez y quiso darle a éste lecciones de comunicación familiar (“no sé cómo será la relación del Presidente con sus hijos, pero definitivamente no está enterado de lo que hacen…”), no previó hasta qué punto estaba ‘dando papaya’, ni que, en consecuencia, llevaría ‘del bulto’. Nos referimos a la entrevista que sostuvo con La W de Caracol el pasado viernes 21 de noviembre, en respuesta a la que acababa de conceder el mandatario y durante la cual tuvo oportunidad de terciar con Jerónimo Uribe Moreno, a quien quiso mostrar como ‘untado’ en sus negocios.

Para continuar con los dichos populares, “el pez muere por la boca”. Es factible que la circunstancia de enfrentarse de tú a tú con el Presidente y con su hijo mayor acabó por envalentonarlo, al punto de acusar al presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Angulo, de estar detrás de una supuesta “persecución”, luego de haberse ido lanza en ristre contra la totalidad del sistema financiero, y de amenazar con responder a las arbitrariedades de que estaría siendo víctima con “más arbitrariedades”. Se presume además que en algunos de los temas que expuso en su defensa tendría razón (como en lo de pagarles a los clientes por la publicidad que le hacían a su marca, algo ceñido a la lógica), pero cometió el gravísimo error estratégico de no calibrar la reacción de su oponente, ante tamaña provocación.

Es por eso que ante la andanada oficial del día siguiente (le mandaron desde el policía de la esquina hasta la Interpol) sólo atinó a presentar disculpas extemporáneas y a llamar a la calma, cuando todo estaba ya perdido.

Un segundo elemento a considerar, sería la asombrosa habilidad de Uribe para sortear las crisis, a sabiendas de que en ésta no saldrá del todo indemne, pues deberá enfrentar el malestar colectivo provocado por lo que para miles de ahorradores fue su propio Titanic financiero, después de que habían visto en el David de la cola de caballo –tan parecido al original de la Biblia- al valiente que con su cauchera de las tarjetas prepago quiso ponerle una pedrada en el ojo al gigante Goliat del sistema financiero. Pero erró la puntería…


Un tercer elemento: si el Gobierno de Uribe y sus amigos los financistas no hubieran parado -¿aplastado?- a DMG (gracias en parte a que Murcia pisó la cascarita), con el tiempo habría puesto en jaque a la banca nacional, en la medida en que comenzaba a fungir como un empresario sensible y bondadoso (rara avis…), el que sí ayudaba a “calmar el hambre del pueblo”, contrario a la voracidad por todos sentida de los pulpos financieros que por décadas han manejado con mano de hierro –aunque laxa con ellos mismos- los ahorros y los créditos en nuestro país.


Moraleja y conclusión: si quieres triunfar en la vida, no te metas con Álvaro. Y menos con Jerónimo…

jorgegomezpinilla@yahoo.es

2 comentarios:

Beatriz Eugenia dijo...

Totalmente de acuerdo y además, este sistema finaciero colombiano a diferencia de DMG, si tiene licencia, licencia para explotar

Maria del Pilar dijo...

Me encantó tu artículo... y es cierto: El peor "pecado" de David Murcia no fue hacer ganar plata a gente de todas las clases sociales, ni apoyar políticos o captar dinero ilegalmente (dinero con el cual pagaba los impuestos y que automaticamente al entrar en las arcas del estado se convertía en legal :)), sino meterse con la "tan cuidada" pero bien conocida doble moral del "señor de las sombras" y su familia...
Que buena forma de escribir tienes !!!
MPS